Elaboración Artesanal de Cervezas Viriato

Nuestra elaboración artesanal de Cervezas un tipo de cerveza diferente, no carente de aromas de lúpulo, tiene una tendencia y recuerdo claro a las maltas caramelizadas y al cereal.

El primer paso para su elaboración es la elección de las maltas y el trigo: Combinamos 5 tipos de malta, una malta base muy interesante procedente de Alemania y cuatro maltas caramelizadas y torrefactadas que caracterizan su sabor y aroma. Como adjunto, para marcar los sabores a cereal fresco: trigo de la Tierra del Pan, de Zamora.

 

UN POCO DE CULTURA CERVECERA

Tras moler esta mezcla de maltas y trigo, se mezcla y homogeneíza con agua pura de muy buena calidad. Esto es un factor clave, ya que, de aguas con exceso de acidez o de dureza, obtendríamos cervezas demasiado ácidas y desequibradas.

 

A esta mezcla y homogeneización se le llama MACERACIÓN, y en realidad lo que hacemos es extraer el almidón y otros compuestos de los cereales y transformarlos en azucares que, más adelante la levadura, pueda fermentar. Nosotros hacemos una maceración larga e intensa, con determinadas estancias a ciertas temperaturas, que determinan los tipos de azucares y proteínas extraídos. Esto es uno de los secretos mejor guardados de la elaboración de Viriato.

Una vez extraído el “mosto”, se lleva a cabo la COCCIÓN:En este proceso llevamos el mosto cereal a temperaturas cercanas a los 100 ºC, para pasteurizarlo. A lo largo de la cocción, añadimos buena parte del lúpulo con dos objetivos: aportar cierto amargor a la futura cerveza y aportar compuestos que protejan a nuestro mosto de posibles contaminaciones microbiológicas.

 

Minutos antes de terminar la cocción, aportamos otro lúpulo en flor, con el objetivo de que ceda ciertos sabores y aromas, que caracterizarán, pero muy levemente, nuestra cerveza. La selección de lúpulos es también un factor determinante, Viriato combina un lúpulo de Norte América y otro de la vega del río Órbigo, en nuestra región.

El siguiente paso para elaborar Viriato Terror Romanorum, es la FERMENTACIÓN, proceso en el cual inoculamos una levadura seleccionada, que transforma los azucares, en alcohol y otros muchos compuestos (aromáticos y característicos del sabor). Nuestras levaduras dan a Viriato los llamados “ésteres aromáticos” (fruta fresca, los cítricos, mermeladas,…) que caracterizan su sabor y sobretodo su nariz.

Cuando la fermentación llega a su fin, bajamos la temperatura de Viriato a 5 ºC, para que decante y se estabilice. Tras dos o tres semana, este proceso ha concluido y comenzará el embotellado de nuestra cerveza.

LA FORMACIÓN DE CARBÓNICO Y TOMA DE ESPUMA EN LA BOTELLA

Justo antes de embotellar, llevamos a cabo un sencillo proceso biológico, el cual provoca que durante el almacenamiento y crianza en botella tenga lugar una segunda fermentación. Aumentando en cierta medida el grado alcohólico y generando la cantidad leve de carbónico que caracteriza a Viriato “Terror Romanorum”.

Así, cuatro semanas después del embotellado, tenemos preparada y madura nuestra cerveza artesana. En condiciones perfectas de sabor, aromas y espuma, para vuestro consumo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR